Aquí os presentamos diferentes fases de esta obra en un ático de Madrid. Una terraza espectacular y una superficie de unos 30/35m2. El objetivo: dejarlo cómodo, bonito y con un presupuesto mínimo.

terraza

No entraremos en el detalle de todo el proyecto sino que os vamos a comentar unos enfoques que nos parecen interesantes ¡y que valen para todo!

Teniendo en cuenta la superficie total, pareció evidente que de 2 habitaciones, había que pasar a un dormitorio ampliando, así, la zona de salón. Por el presupuesto del que disponíamos, pensamos neutralizar el suelo de gres-imitando-a-marmol-rosa (efecto foie gras mi cuit) cuanto antes y de la forma más económica posible, optando por tarimas primer precio.
El primer día en la obra, nos encontramos que al tumbar los tabiques del dormitorio sacrificado, se desveló el suelo original: ¡hidráulicos! Por supuesto este descubrimiento hizo cambiar los planes: ni hablar de tarimas. En nuestros proyectos prestamos una atención especial en respetar al máximo lo que tenemos entre manos. Al igual que cuando restauramos un mueble, en una obra como la de ahora, nos parece que hay que saber adaptarse a lo que hay, lo que ha habido desde siempre. Reformar, modernizar, no consiste siempre en romperlo todo para colocar materiales actuales. ¡El hidráulico para nosotros es intocable! Aunque el dibujo del suelo original no correspondía a la nueva distribución, convencimos al constructor para destaparlo con máximo cuidado, dejando un pachwork a modo de alfombras.

suelos-hidraulicos

En el baño optamos por renunciar a la bañera a favor de una ducha. En realidad este apartamento no está destinado, por su tamaño, a acoger a una familia con niños: es ideal para una pareja y la modernidad de una ducha vale más que la ocupación de una bañera. En esta zona, como en la cocina, el suelo original no tenía interés. Optamos por un grés en tonos blanco y negro confiriendo un toque moderno en contraste con los clásico hidráulicos. El toque personal en el aseo lo da el mueble del lavabo: al puro estilo Va De Retro desviamos un armarito industrial colocando en su tapa un barreño de cinc a modo de pila.

 

baños

En la cocina, y para ajustarnos al presupuesto, nos decidimos por un simple lavado de cara. Eso sí, re-alicatamos el frente de la encimera con azulejos “tipo metro” para un toque vintage industrial. Montamos una pequeña encimera adicional con chapa de cinc oxidado y colgamos una lámpara de fábrica. Los muebles de cocina se mantuvieron después de pintar las puertas en gris antrácita y cambiar los tiradores.

cocinas

Y para airear un poco el espacio, decidimos sacar la lavadora: le hicimos una caseta en el fondo de la terraza. Ahí está protegida, perfectamente integrada y a mano del tendedero, formado por unas cuerdas en la terraza.

terraza2

Esperamos que os guste el resultado.

 


 

Resumimos las pautas fundamentales:

  • No precipitarse y dejar que el inicio de la obra os desvele los secretos del espacio original.
  • Respetar e intentar integrar los materiales originales al nuevo ambiente.
  • No dudar en reciclar muebles de su uso original para encontrarles su sitio en las estancias modernas.
  • Lo bonito no tiene que salir caro.

 

¡Hasta la próxima aventura!